Únete ahora y ahorra hasta 80% en medicamentos
Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso

Acidosis Láctica: Signos, síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es la acidosis láctica?

La acidosis láctica es una afección en la que se acumula lactato en el organismo, lo que provoca niveles extremadamente bajos de pH en la sangre. Normalmente, la sangre es alcalina o ligeramente básica. La acidosis láctica se produce cuando la sangre es mucho más ácida de lo normal. Los cambios en los niveles de pH de la sangre pueden afectar negativamente a los órganos del cuerpo. La acidosis láctica es una forma de acidosis metabólica caracterizada por una acumulación excesiva de ácido como resultado de la incapacidad del organismo para metabolizar la acidosis láctica. La acidosis metabólica es un estado médico que se produce cuando hay una reducción del pH sistémico debido a una disminución del bicarbonato o a un aumento de la concentración de iones hidrógeno. La acumulación de ácidos lácticos se produce cuando no hay suficiente oxígeno en los músculos, necesario para descomponer el glucógeno y la glucosa para obtener energía. En un organismo normal, el lactato saldrá de las células musculares y viajará hasta el hígado, donde se oxidará a piruvato y, posteriormente, se convertirá en glucosa. La glucosa es una forma de azúcar que constituye una de las principales fuentes de energía del organismo. Cuando hay una reducción de oxígeno en el tejido, se produce una acumulación de ácido láctico.

Esta afección suele comenzar en los riñones. La acidosis láctica se produce normalmente cuando los riñones no consiguen excretar el exceso de ácidos del organismo. Como resultado, el ácido láctico se acumula en el cuerpo más rápido de lo que se elimina. Esta acumulación de ácido láctico provoca un desequilibrio del pH en el organismo. Existen dos formas de ácido láctico: el D-lactato y el L-lactato. El D-lactato es una forma producida en el metabolismo bacteriano y puede acumularse en pacientes que se han sometido a un bypass gástrico o padecen el síndrome del intestino corto. Por otro lado, el L-láctico se produce a partir del metabolismo humano. Tanto la L-láctica como la D-láctica se producen a partir del piruvato y son metabolizadas a piruvato por una enzima conocida como lactato deshidrogenasa (LDH). La causa de la mayoría de las personas que sufren acidosis láctica es el exceso de L-lactato. Existen muchas causas de acidosis láctica. La buena noticia es que esta afección puede tratarse. Sin embargo, si la acidosis láctica no se trata, puede provocar enfermedades potencialmente mortales, como el coma.

Signos y síntomas de la acidosis láctica

Los signos y síntomas de la acidosis láctica pueden ser una señal de alarma de problemas de salud subyacentes. Los síntomas de la acidosis láctica suelen aparecer en personas con enfermedades cardíacas o pulmonares graves, traumatismos físicos severos o una infección grave. En caso de que experimente signos y síntomas preocupantes de acidosis láctica, debe acudir inmediatamente al médico. Cuando visite a su médico, éste intentará determinar la causa subyacente de sus signos y síntomas.

La acidosis láctica puede provocar síntomas graves como:

Si experimenta alguno de estos signos y síntomas, debe acudir inmediatamente a un servicio de urgencias.

Otros signos y síntomas de la acidosis láctica son:

  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Latidos rápidos
  • Dolor muscular o calambres
  • Disminución del apetito
  • Malestar o dolor abdominal
  • Debilidad
  • Fatiga extrema

Causas

Hay distintos factores que pueden provocar acidosis láctica. Por ejemplo, realizar una actividad física muy intensa puede provocar síntomas de acidosis láctica como sensación de quemazón en los músculos, debilidad, calambres y agotamiento, sobre todo en los diabéticos. Cuando esto ocurre, su cuerpo está intentando indicarle que deje de hacer ejercicio. Sin embargo, no debe confundir el dolor muscular que siente al día siguiente de hacer ejercicio con la acidosis láctica. Esto ocurre porque el músculo está intentando recuperarse del ejercicio realizado. Durante los entrenamientos, tu cuerpo utilizará oxígeno para descomponer la glucosa que obtienes de los alimentos con carbohidratos para obtener energía. Sin embargo, cuando realizas entrenamientos excesivos, tu cuerpo puede verse privado del oxígeno necesario para descomponer la glucosa, lo que puede dar lugar a la formación de una sustancia conocida como lactato. El cuerpo puede quemar lactato para obtener energía sin necesidad de oxígeno para completar el proceso. Sin embargo, el lactato puede acumularse en el torrente sanguíneo más rápido de lo que se quema. El umbral de lactato es el punto en el que el lactato empieza a acumularse en el torrente sanguíneo. Si cree que corre el riesgo de sufrir acidosis láctica, debe informar a su médico antes de empezar una nueva rutina de entrenamiento.

Algunos medicamentos como la isoniazida que se utiliza para tratar la tuberculosis o la la metformina para el tratamiento de la diabetes puede causar acidosis láctica. La diabetes es una enfermedad crónica en la que el organismo no puede producir suficiente insulina ni utilizarla adecuadamente. Esto provoca una acumulación de glucosa en el torrente sanguíneo. Los pacientes diabéticos necesitan metformina para controlar sus niveles de azúcar en sangre. Sin embargo, existe la preocupación de que los pacientes diabéticos con problemas renales puedan sufrir acidosis láctica como consecuencia de uso de medicación con metformina. Los medicamentos contra el VIH, como los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (INTR), pueden provocar un pico de ácidos lácticos. Además, los medicamentos NRCI pueden dañar el hígado, lo que dificulta la descomposición del lactato. En caso de que la acidosis láctica esté causada por los medicamentos que estás utilizando, debes informar a tu médico. Es posible que tengan que cambiar tus medicamentos para intentar evitar el problema.

Otras causas de acidosis láctica son las siguientes:

  • Síndrome del intestino corto. Los pacientes con acidosis láctica pueden presentar un nivel elevado de ácido D-láctico como consecuencia del crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.
  • Las personas que se han sometido a una cirugía de bypass gástrico también pueden experimentar acidosis D-láctica.
  • Si padece cáncer, existe el riesgo de que sufra acidosis láctica. Esto se debe a que las células cancerosas crean ácido láctico en los pacientes.
  • Las infecciones graves, como las bacterianas, pueden provocar sepsis. Debido a la reducción de oxígeno, las personas con sepsis pueden tener un pico de ácido láctico.
  • El consumo excesivo de alcohol durante periodos prolongados puede provocar acidosis láctica. Beber alcohol puede aumentar sus niveles de fosfato, lo que puede afectar negativamente a sus riñones. Como consecuencia, su pH puede volverse ácido.

Tratamiento

Para el tratamiento de la acidosis láctica, su médico deberá determinar las causas subyacentes de su enfermedad. De ahí que el tratamiento que se administre pueda variar de un paciente a otro. La acidosis láctica causada por un entrenamiento excesivo puede tratarse en casa. Deberá descansar y beber mucho líquido para eliminar el exceso de ácido del organismo. Además, debe seguir una dieta equilibrada que incluya cereales integrales, verduras, frutas y carne magra. Asegúrese de que dispone de tiempo suficiente para recuperarse entre los entrenamientos. Tras el diagnóstico, los problemas subyacentes pueden tratarse mediante terapias como la hemodiálisis, el drenaje quirúrgico, el uso de antibióticos, la quimioterapia de las células cancerosas, cambios en la dieta y la interrupción del uso de medicamentos como la metformina.


Descargo de responsabilidad: Tenga en cuenta que el contenido de este artículo de la comunidad tiene fines estrictamente informativos y no debe considerarse un consejo médico. Este artículo, y otros artículos de la comunidad, no han sido escritos ni revisados por Canadian Insulin o su personal para determinar su validez médica. Todos los puntos de vista y opiniones expresados por los autores colaboradores no cuentan con el respaldo de Canadian Insulin. Consulte siempre a un profesional médico para obtener asesoramiento, diagnóstico y tratamiento.

Comparte esto:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Correo electrónico

Artículos relacionados

¿se debe refrigerar la semaglutida?
Diabetes

¿Es necesario refrigerar la semaglutida?

Cuando se trata de controlar enfermedades como la diabetes de tipo 2 y la obesidad con medicamentos como la semaglutida, es fundamental conocer su correcta conservación. Una pregunta frecuente es

Leer Más "

Productos relacionados

Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso
Únete ahora y ahorra 80% en medicamentos