Únete ahora y ahorra hasta 80% en medicamentos
Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso

Insulina y aumento de peso

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona producida por el páncreas que ayuda al organismo a absorber la glucosa del torrente sanguíneo. Sin esta hormona natural, la glucosa no puede llegar a las células del cuerpo para convertirse en combustible. En consecuencia, permanecerá en el torrente sanguíneo. Dado que el cuerpo no puede utilizar el exceso de glucosa en el torrente sanguíneo, ésta permanecerá en el torrente sanguíneo dando lugar a niveles elevados de glucosa en sangre. Si no se tratan, los niveles elevados de glucosa en sangre pueden provocar graves problemas de salud a largo plazo, como ceguera, lesiones nerviosas y, posiblemente, la pérdida de extremidades.

Los pacientes diabéticos experimentan niveles elevados de glucosa en sangre porque su organismo no puede producir la cantidad suficiente de insulina necesaria para mantener un nivel óptimo de azúcar en sangre. Los pacientes con diabetes de tipo 1 necesitan terapia con insulina para poder sobrevivir. Esto se debe a que no pueden producir insulina de forma natural como consecuencia de la destrucción errónea de las células beta por el sistema inmunitario. En cambio, los diabéticos de tipo 2 pueden producir insulina, pero su organismo se vuelve resistente a ella. Por lo general, los diabéticos de tipo 2 pueden controlar su enfermedad mediante medicamentos orales para la diabetesUna dieta sana y ejercicio regular. Sin embargo, en caso de que esto no funcione, pueden necesitar medicación con insulina.

¿La insulina provoca aumento de peso?

Al principio, los pacientes diabéticos pueden experimentar una pérdida de peso antes de iniciar el tratamiento con insulina. Esto ocurre cuando el cuerpo elimina la glucosa sobrante a través de la orina, lo que le hace sentirse deshidratado. Así pues, la pérdida de peso inicial se debe a la pérdida de agua. Cuando se empieza a tomar medicación con insulinaAl principio, el cuerpo retendrá más líquidos para controlar la deshidratación. Esto puede provocar un aumento de peso como consecuencia de la retención excesiva de líquidos. Además, los pacientes diabéticos con niveles de glucosa en sangre no controlados tienden a sentir mucha hambre. Por lo tanto, pueden comer en exceso incluso después de empezar a inyectarse insulina. El tratamiento con insulina ayudará a controlar los niveles elevados de glucosa en sangre, de modo que el exceso de glucosa en el torrente sanguíneo sea absorbido y utilizado por las células musculares y adiposas como fuente de energía. Como no se elimina glucosa por la orina, es posible que aumente de peso.

La mayoría de las personas asocian el aumento de peso con el tratamiento con insulina y tienden a reducir sus dosis de insulina para poder adelgazar. Pero lo que ocurre es que la insulina ayuda a tu cuerpo a utilizar mejor la glucosa y, en última instancia, a mantener el cuerpo hidratado. Antes de iniciar la terapia con insulina, tu cuerpo era incapaz de absorber la glucosa de los alimentos. Como uno de los efectos secundarios habituales es la micción frecuente, la liberación constante de líquidos habría sido un factor para evitar que engordaras demasiado. Cuando inicie el tratamiento con insulina y siga tomando la misma cantidad de alimentos, es posible que experimente un aumento de peso, ya que ahora su organismo es capaz de absorber mejor la glucosa de los alimentos. Si experimenta un aumento de peso cuando está tomando insulina, no debe reducir sus dosis de insulina.

Es posible perder peso cuando se reducen las dosis de insulina, pero entonces se corre el riesgo de que la glucosa en sangre suba demasiado, lo que puede provocar graves complicaciones de salud. Además, cuando vuelvas a tu dosis normal de insulina, el peso perdido volverá de nuevo. Cambiar la dosis de insulina para perder peso es arriesgado y puede provocar problemas de salud a largo plazo, como enfermedades cardiacas. Si tu médico te ha recetado insulina, ha considerado que el beneficio de usar insulina supera los efectos. Por lo tanto, no intentes ajustar tu dosis de insulina sin el conocimiento de tu médico.

Cómo controlar el peso mientras se toma insulina

Es posible tener un peso saludable mientras se está en tratamiento con insulina. Puedes consultar a tu equipo de diabetología cómo puedes controlar tu peso mientras te administras insulina. El equipo puede estar formado por un médico, un dietista, un terapeuta, un educador en diabetes certificado o un preparador físico. Ellos evaluarán tu peso actual, incluido tu IMC, y te ayudarán a establecer objetivos realistas de pérdida de peso. Sus objetivos de peso pueden incluir la consecución de un índice de masa corporal ideal, el logro de objetivos de ejercicio diario o semanal, la adopción de un estilo de vida saludable y el mantenimiento de un determinado rango de peso. Puede trabajar con su dietista para formular un plan de comidas saludable que incluya el tamaño adecuado de las raciones, los tipos de alimentos que debe consumir y cuándo comerlos. Comer alimentos no procesados y ricos en nutrientes naturales puede ayudarle a perder peso.

Entre los alimentos que pueden ayudarle a perder peso se incluyen:

  • Cereales integrales
  • Frutas
  • Yogur
  • Nueces
  • Verduras

Los alimentos que debes evitar son los ricos en almidón, las patatas, los azúcares o cereales refinados, la carne roja y las bebidas azucaradas. Para quemar calorías, tienes que elaborar un programa de ejercicio. El ejercicio también puede mejorar sensibilidad a la insulina. Su preparador físico puede aconsejarle que incorpore a su programa ejercicios de fuerza y aeróbicos. El ejercicio de fuerza es bueno para desarrollar los músculos, mientras que el ejercicio aeróbico puede ayudarle a quemar calorías.

Algunos ejemplos de ejercicio aeróbico son

  • Correr en cinta
  • Bailando
  • Natación
  • Correr o caminar
  • Ciclismo

El ejercicio de entrenamiento de fuerza puede incluir el levantamiento de pesas o el uso del peso corporal durante los entrenamientos. Los ejercicios con el peso del cuerpo, como flexiones, estocadas y sentadillas, son buenos para hacer en casa. Puede ir a un gimnasio para utilizar máquinas de pesas como parte de su ejercicio de entrenamiento de fuerza. Sin embargo, antes de empezar cualquier ejercicio en casa o en un gimnasio, debe consultar primero con su médico. El ejercicio físico puede reducir los niveles de azúcar en sangre.


Descargo de responsabilidad: Tenga en cuenta que el contenido de este artículo de la comunidad tiene fines estrictamente informativos y no debe considerarse un consejo médico. Este artículo, y otros artículos de la comunidad, no han sido escritos ni revisados por Canadian Insulin o su personal para determinar su validez médica. Todos los puntos de vista y opiniones expresados por los autores colaboradores no cuentan con el respaldo de Canadian Insulin. Consulte siempre a un profesional médico para obtener asesoramiento, diagnóstico y tratamiento.

Comparte esto:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Correo electrónico

Artículos relacionados

Productos relacionados

Ahorro a granel

Precio: $115.76

Ahorro a granel

Precio: $130.00

Ahorro a granel

Precio: $108.80 - $136.00

Añadir a la cesta
Ahorro a granel

Precio: $177.77

Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso
Únete ahora y ahorra 80% en medicamentos