Únete ahora y ahorra hasta 80% en medicamentos
Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Erectile Dysfunction
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso

¿Eres nuevo? Consigue 10% de descuento en todo con el código WELCOME10

Relación entre diabetes y depresión

La pregunta que se hace la mayoría de la gente es si la diabetes y la depresión están relacionadas. Los estudios demuestran que si se padece diabetes de tipo 1 o de tipo 2, aumenta el riesgo de padecer depresión. Y viceversa: si una persona está deprimida, tiene más probabilidades de padecer diabetes. diabetes tipo 2. Por ello, se recomienda que las personas con antecedentes de depresión se sometan a pruebas de detección de la diabetes. La depresión puede afectar a la capacidad de una persona para gestionar su diabetes, incluido el control adecuado de sus niveles de azúcar en sangre. Las personas que padecen diabetes y depresión tienen un peor control glucémico y metabólico, lo que, según revelan los científicos, puede aumentar los síntomas de la depresión. Los estudios han demostrado que si se controla adecuadamente la depresión, mejorará el control glucémico, lo que se traduce en una mejora de la calidad de vida. Si padece diabetes y depresión, puede buscar intervención médica para tratar ambas afecciones juntas. Las investigaciones demuestran que cuando se controla una de las afecciones, entre la diabetes y la depresión, puede repercutir positivamente en la otra.

Causas de la diabetes y la depresión

Para las personas diagnosticadas de diabetes, enfrentarse a una enfermedad crónica de por vida puede ser abrumador, sobre todo para los recién diagnosticados. Si no se afronta esta enfermedad con perseverancia y una actitud positiva, existe un alto riesgo de desarrollar síntomas de depresión. Existen ciertos factores de riesgo que pueden causar tanto diabetes como depresión. Entre ellos se incluyen:

  • Falta de actividad física
  • Antecedentes familiares de diabetes o depresión
  • Enfermedad arterial coronaria
  • Obesidad
  • Hipertensión arterial

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad grave que afecta negativamente a la forma de pensar, sentir y actuar de una persona. Esta enfermedad puede provocar tristeza y pérdida de interés por actividades cotidianas que antes se disfrutaban. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, no todas las personas que padecen depresión presentan los mismos síntomas. Eso significa que la gravedad, duración y frecuencia de la afección varía de un individuo a otro. Las personas deprimidas suelen gastar mucha energía intentando negar los acontecimientos negativos que ocurren en sus vidas. Evitar los acontecimientos adversos puede provocar síntomas de depresión.

A continuación se enumeran los síntomas de la depresión, que pueden variar de leves a graves:

  • Dificultad para conciliar el sueño (insomnio) o dormir demasiado (hipersomnia)
  • Sentimiento de culpa o de inutilidad
  • Aumento de la fatiga o pérdida de energía
  • Dificultad para concentrarse, pensar o tomar decisiones
  • Pensamientos suicidas o pensamientos recurrentes de muerte
  • Sensación de inquietud
  • Cambios en el apetito

En caso de que experimente alguno de los siguientes síntomas de diabetes durante un largo periodo de tiempo, debe buscar intervención médica.

Tratamiento de la depresión

Para que a alguien se le diagnostique depresión, los síntomas deben persistir durante al menos dos semanas. La depresión es un problema psiquiátrico frecuente que pueden padecer las personas con diabetes. La depresión puede provocar problemas físicos y emocionales que reduzcan la capacidad de trabajo en casa o en la oficina. Sin embargo, puede utilizar antidepresivos recetados y hacer algunos cambios en su estilo de vida para ayudarle a combatir los síntomas de la depresión. Los tipos de antidepresivos que se suelen recetar son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN).

Cuando utilice antidepresivos, es posible que tenga que utilizar varios tipos diferentes antes de encontrar el adecuado para usted. Esto puede exigirle paciencia, ya que algunos antidepresivos tardan varias semanas en hacer efecto. Para evitar el riesgo de efectos secundarios adversos, no debe dejar de tomar antidepresivos de repente sin consultar con su médico. Las personas que sufren depresión pueden tener dificultades para dormir. Sin embargo, los expertos sugieren que dormir lo suficiente puede ayudar a controlar mejor los síntomas de la depresión. Las personas deprimidas tienden a comer en exceso, sin embargo, vigilar sus hábitos alimentarios puede ayudarle a reducir los síntomas de la depresión. Algunas personas con depresión también experimentan alivio cuando visitan a un psiquiatra. En caso de que le diagnostiquen una depresión grave, deberá ingresar en un hospital.

Relación entre diabetes y depresión

Las investigaciones realizadas por el Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica muestran que las personas a las que se diagnostica una enfermedad crónica como la diabetes tienen tres veces más probabilidades de que se les diagnostique depresión, en comparación con las que no padecen diabetes. Sin embargo, la mayoría de las veces la depresión no se diagnostica ni en diabéticos ni en no diabéticos.

Personas diabéticas que necesitan medicamentos de insulina tienen más probabilidades de sufrir depresión. Ser diagnosticado de diabetes puede afectar negativamente a su estilo de vida, porque es una enfermedad difícil de manejar emocional y físicamente. Por ello, los diabéticos corren el riesgo de padecer afecciones potencialmente mortales, incluidos efectos secundarios como ansiedad, estrés y depresión. La depresión puede afectar a la capacidad de una persona para realizar sus tareas habituales y pensar con claridad. Esto puede afectar negativamente a su capacidad para controlar eficazmente la diabetes. Se supone que los diabéticos que experimentan efectos secundarios como la depresión deben buscar intervención médica para prevenir el riesgo de que empeore su nivel de azúcar en sangre.

Por otro lado, las investigaciones demuestran que las personas que sufren depresión tienen más probabilidades de padecer diabetes de tipo 2. Esto se debe a que la depresión puede llevar a tomar decisiones erróneas en el estilo de vida, como fumar, tener hábitos alimentarios poco saludables, falta de actividad física y aumento de peso, lo que incrementa el riesgo de desarrollar diabetes. Por lo tanto, la relación entre diabetes y depresión es recíproca. Los estudios demuestran que la falta de actividad física como consecuencia de la depresión es un factor de riesgo para la diabetes. Otras investigaciones también muestran que las personas que consumen antidepresivos tienen un mayor riesgo de padecer diabetes en comparación con las que no están deprimidas. El aumento de peso, que es un efecto secundario habitual de los fármacos antidepresivos, también incrementa el riesgo de contraer diabetes.

Controlar juntos la diabetes y la depresión

  • Programas de diabetes

Los programas para diabéticos centrados en el comportamiento han conseguido mejorar la forma física, el control metabólico y el control de peso de las personas. Estos programas también pueden mejorar la calidad de vida de las personas.

  • Medicamentos y cambios en el estilo de vida

Los medicamentos utilizados para tratar estas afecciones, así como los cambios en el estilo de vida, las terapias y el ejercicio regular pueden ayudar a mejorar ambas condiciones médicas.

  • Psicoterapia

La psicoterapia pretende eliminar los problemas emocionales, mejorando así el bienestar del individuo. Los estudios han demostrado que las personas que participaron en una terapia cognitivo-conductual mostraron mejoras en la depresión, lo que se tradujo en un mejor control de la diabetes.

  • Atención en colaboración

Estudios recientes han demostrado que los tratamientos supervisados por una enfermera gestora de casos y que se incrementan cuando es necesario pueden ayudar a mejorar tanto la diabetes como la depresión. Sin embargo, este tipo de tratamiento sigue sin estar disponible en la mayoría de los centros sanitarios.


Descargo de responsabilidad: Tenga en cuenta que el contenido de este artículo de la comunidad tiene fines estrictamente informativos y no debe considerarse un consejo médico. Este artículo, y otros artículos de la comunidad, no han sido escritos ni revisados por Canadian Insulin o su personal para determinar su validez médica. Todos los puntos de vista y opiniones expresados por los autores colaboradores no cuentan con el respaldo de Canadian Insulin. Consulte siempre a un profesional médico para obtener asesoramiento, diagnóstico y tratamiento.

Comparte esto:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Correo electrónico

Artículos relacionados

Productos relacionados

Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Erectile Dysfunction
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso
Únete ahora y ahorra 80% en medicamentos