Únete ahora y ahorra hasta 80% en medicamentos
Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Erectile Dysfunction
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso

¿Eres nuevo? Consigue 10% de descuento en todo con el código WELCOME10

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 puede aparecer a cualquier edad; sin embargo, es más frecuente en niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 40 años.

¿Qué es la diabetes tipo 1 (T1D)?

La T1D es una enfermedad crónica en la que el nivel de glucosa en sangre es elevado porque el organismo es incapaz de producir insulina. También se conoce como diabetes juvenil o diabetes insulinodependiente. La hormona insulina es producida por las células beta situadas en el páncreas. La insulina es importante para transportar la glucosa de la sangre a las células. El exceso de azúcares se almacena en las células musculares y en el hígado; posteriormente se utiliza como fuente de energía, sobre todo entre las comidas o mientras se duerme. La glucosa o azúcar se obtiene de los alimentos ingeridos o consumidos.

En la diabetes juvenil, las células beta liberan poca o ninguna insulina. Con la ausencia de la hormona insulina, los azúcares se acumulan en el torrente sanguíneo en lugar de entrar en las células. El organismo es incapaz de utilizar los azúcares como fuente de energía y esto desencadena los signos y síntomas de la diabetes de tipo I, que pueden desencadenar complicaciones a corto o largo plazo. Diabetes de tipo II es más frecuente que la diabetes insulinodependiente.

Signos y síntomas de la diabetes de tipo 1

Esta enfermedad se desarrolla más rápidamente en un par de días o semanas que la diabetes tipo II, que puede tardar años en diagnosticarse. La mayoría de las veces, los síntomas de la DMT1 pueden parecer inofensivos y suelen ser vagos. Cuando la gente los experimenta, no se preocupa por los signos ya que son leves y suelen relacionarlos con estar ocupado en el trabajo, por ejemplo estar cansado; es obvio que después de un día tedioso en el trabajo, uno estará agotado. Por eso es vital estar alerta para poder detectar los signos, como:

  • Sed frecuente - después de tomar un vaso de agua, sigues sintiendo la necesidad de beber más agua. ¿Cuál es la explicación? Los tejidos y los músculos se deshidratan porque cuando la glucosa en sangre es elevada, el cuerpo extrae líquidos de los demás tejidos para diluir los azúcares en el torrente sanguíneo. Este proceso deshidrata el cuerpo y provoca un aumento de la sed.
  • Micción frecuente- Beber mucha agua provoca más micción, lo que lleva a una ingesta excesiva de líquidos que complica el problema. El organismo elimina la glucosa sobrante a través de la micción y se pierden calorías esenciales. Un niño puede empezar a mojar la cama por la noche como consecuencia de la diabetes juvenil.
  • Hambre extrema -uno ansía comer más y más. Los tejidos se ven privados de la energía adecuada, ya que los alimentos ingeridos no pueden llegar a los tejidos para ser utilizados como energía. Los músculos y los tejidos desencadenan un impulso de comer en exceso.
  • Pérdida de peso inexplicable en poco tiempo - A pesar de comer con más frecuencia, una persona sigue perdiendo peso. El cuerpo no obtiene la energía adecuada de los alimentos consumidos, por lo que utiliza otras fuentes de energía del organismo, como las reservas de grasa y proteínas, lo que conduce a la pérdida de peso.
  • Fatiga - La principal fuente de energía del organismo son los azúcares. Debido a la diabetes, la incapacidad del organismo para convertir la glucosa en energía puede provocar fatiga.
  • Visión borrosa - Los niveles anormalmente altos de glucosa interfieren en la visión clara, ya que el líquido puede desplazarse a los conductos oculares. La situación se corrige por sí sola una vez que se normalizan los niveles de azúcar en sangre.
  • Las infecciones o heridas tardan más en curar - Los niveles elevados de glucosa tienen un impacto negativo en los glóbulos blancos. La función de los glóbulos blancos es ayudar a cicatrizar las heridas. Por lo tanto, las heridas y los cortes tardan más en cicatrizar. También se es propenso a las infecciones; especialmente las mujeres pueden experimentar infecciones de vejiga o infecciones vaginales por hongos.

Si experimenta los síntomas anteriores, por leves que sean, acuda a un profesional sanitario. Los niños pequeños corren el riesgo de contraer diabetes insulínica, por lo que los padres deben estar atentos a los signos de la diabetes tipo 1. Si un niño empieza a orinarse en la cama por la noche debido a un aumento de la micción, puede hacerse una prueba de azúcar en sangre en casa. Si uno tiene diabetes juvenil y no toma los líquidos adecuados para reponer los líquidos perdidos, puede deshidratarse. Los síntomas de deshidratación son sequedad de boca, aumento de la sed y piel caliente y seca.

Causas

No está claro qué causa la T1D . Lo más probable es que se trate de un trastorno autoinmune; la enfermedad se produce cuando el sistema inmunitario (que combate los virus y bacterias nocivos) ataca por error y destruye las células beta situadas en el páncreas. Se desconoce la causa exacta de lo que lleva al sistema inmunitario a atacar las células beta. Como ya se ha explicado, las células beta son las responsables de la producción de insulina. ¿Qué significa esto? El páncreas es incapaz de liberar insulina, por lo que la glucosa no puede pasar del torrente sanguíneo a las células. Además, la diabetes insulinodependiente suele ser hereditaria, es decir, puede darse en una familia. En otras palabras, la reacción autoinmune es genética. Si un pariente cercano, por ejemplo, un hermano, una hermana o uno de los padres padece diabetes de tipo 1, usted corre el riesgo de contraer la enfermedad. La reacción autoinmune y la genética son algunas de las causas de la T1D, aunque existen otros posibles desencadenantes como:

  • Infección vírica - Existe una relación entre la diabetes juvenil y diversos virus, como los enterovirus, que han sido objeto de numerosos estudios. El virus se ha encontrado en el páncreas y la sangre de pacientes con diabetes insulinodependiente.
  • Vacunas - Los investigadores afirman que las vacunas infantiles pueden aumentar las probabilidades de desarrollar diabetes. Sin embargo, la investigación aún debe ser aceptada para que pueda modificarse el calendario de vacunación.
  • Vitamina D - Algunos estudios han indicado que las personas con niveles reducidos de vitamina D tienen más probabilidades de desarrollar diabetes.
  • Aumento de la demanda de insulina: los niños pasan por una fase de crecimiento en la adolescencia, lo que aumenta la cantidad de insulina producida y puede estresar las células beta, incrementando el riesgo de que el sistema inmunitario destruya las células beta.
  • Exposición precoz a la leche de vaca
  • Tomar agua que contenga nitratos
  • Nacer con ictericia
  • Si su madre tuvo preeclampsia durante el embarazo
  • Exposición precoz o tardía al gluten y a los cereales en la dieta del bebé

Ya conoce los síntomas y las causas de la diabetes de tipo I, si sospecha que usted o un ser querido tienen niveles elevados de azúcar en sangre, ¿cómo se diagnostica la diabetes insulinodependiente? Se diagnostica mediante una secuencia de pruebas como la prueba de glucemia en ayunas. En esta prueba en concreto, se ayuna toda la noche antes de analizar el nivel de azúcar en sangre. Si se obtiene un valor inferior a 100 mg/dl, los niveles de azúcar en sangre son normales; si el valor oscila entre 100 mg/dl y 125 mg/dl, significa que se padece diabetes. prediabetes. Sin embargo, si el nivel de azúcar en sangre es superior a 200 mg/dl, padeces diabetes juvenil. Tras el diagnóstico, hay que buscar tratamiento.

Tratamiento

La gestión de la diabetes tipo 1 implica:

  • Insulina - El paciente debe administrarse insulina a diario mediante inyecciones o una bomba de insulina. La bomba de insulina es muy útil para quienes temen las agujas. La cantidad de insulina que hay que inyectarse varía a lo largo del día. Para determinar la cantidad de insulina que se necesita, hay que medir regularmente la glucemia.
  • Recuento de hidratos de carbono - es una técnica que ayuda a controlar el número de carbohidratos que se ingieren y a controlar los niveles de azúcar en sangre. El médico puede ayudar a establecer el límite del número de carbohidratos que se deben ingerir en cada comida.
  • Control sanguíneo frecuente - Seguir comprobando los niveles de azúcar en sangre y registrar los resultados al menos cuatro veces al día, esto es importante porque, durante las consultas periódicas, el médico podrá tener una idea clara de la respuesta del organismo al plan de tratamiento de la diabetes. Se recomienda comprobar los niveles de azúcar en sangre antes de: comidas y tentempiés, acostarse, hacer ejercicio o conducir. Recuerde lavarse las manos antes de comprobar los niveles de glucosa.
  • Dieta - Coma alimentos y tentempiés saludables con regularidad para mantener los niveles de glucosa en sangre. Considere la posibilidad de contar con un dietista personal que le ayude a elaborar un plan de alimentación sano y equilibrado. Pida al médico que le remita a un dietista de confianza.
  • Ejercicio - La actividad física es crucial en el control de la diabetes. Regula la diabetes y retrasa o previene complicaciones a largo plazo, sobre todo problemas cardiacos. Hacer ejercicio a diario facilita el control de los niveles de azúcar en sangre, aumenta la sensibilidad a la insulina; después de la actividad física, el cuerpo no necesita mucha insulina para procesar los carbohidratos, mantiene el corazón sano y fuerte y conserva el colesterol bueno. Hable con el médico para ajustar la insulina en torno al ejercicio como una forma de frenar la hipoglucemia durante el entrenamiento y para comprobar que el cuerpo está en buenas condiciones antes de embarcarse en cualquier forma de ejercicio.

En conclusión

El objetivo del tratamiento de la diabetes de tipo 1 es mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de los valores normales para prevenir o retrasar la aparición de esta enfermedad. complicaciones. El control de la diabetes puede ser tedioso, más aún después del diagnóstico. Tómeselo con calma y recuerde que no está solo. Mantenga una estrecha relación de trabajo con el médico para que le ayude a mantener los niveles de glucosa en sangre lo más normales posible.


Descargo de responsabilidad: Tenga en cuenta que el contenido de este artículo de la comunidad tiene fines estrictamente informativos y no debe considerarse un consejo médico. Este artículo, y otros artículos de la comunidad, no han sido escritos ni revisados por Canadian Insulin o su personal para determinar su validez médica. Todos los puntos de vista y opiniones expresados por los autores colaboradores no cuentan con el respaldo de Canadian Insulin. Consulte siempre a un profesional médico para obtener asesoramiento, diagnóstico y tratamiento.

Comparte esto:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Correo electrónico

Artículos relacionados

Productos relacionados

Precio: $47.38 - $82.72

Precio: $113.99 - $194.99

Precio: $89.90 - $115.76

Añadir a la cesta
Regalo + Envío gratuito

Precio: $42.04 - $61.63

Añadir a la cesta
Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Erectile Dysfunction
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso
Únete ahora y ahorra 80% en medicamentos