Únete ahora y ahorra hasta 80% en medicamentos
Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Invitado
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso

Secretos de la piel: cómo afecta la diabetes a tu resplandor (y cómo recuperarlo)

diabetes e infecciones por hongos

¿Te has preguntado alguna vez por qué te salen esos picores después de darte un capricho azucarado? Resulta que la diabetes y los problemas cutáneos no sólo son malos compañeros de piso, sino que están estrechamente relacionados. 

La hiperglucemia, característica de la diabetes, causa estragos en el delicado equilibrio del organismo y afecta a todo, desde la circulación sanguínea hasta la capacidad para combatir infecciones. Esto se traduce en diversos problemas cutáneos. Pero la buena noticia es que comprender esta relación es fundamental para mantener la piel sana y prevenir complicaciones. Vamos a aprender a controlar la diabetes y la piel.

¿Cómo afecta la diabetes a la salud de la piel?

La diabetes es conocida por afectar a los niveles de azúcar en sangre, pero ¿sabía que también puede tener un impacto significativo en su piel? Los estudios sugieren que aproximadamente un tercio de las personas con diabetes acaban teniendo problemas cutáneos. Estos problemas pueden ir desde pequeñas molestias, como erupciones cutáneas y sequedad, hasta problemas más graves, como infecciones por hongos. Aunque los problemas cutáneos pueden afectar a cualquiera, son más frecuentes y a menudo más graves en las personas diabéticas.

El principal culpable de estos problemas cutáneos es la hiperglucemia. Cuando los niveles de azúcar en sangre son demasiado altos, el cuerpo intenta eliminar el exceso de azúcar extrayendo agua de otras células, incluidas las de la piel. Esta deshidratación puede dejar la piel seca e incómoda. Además, si padeces neuropatía diabética (lesiones nerviosas causadas por la diabetes, normalmente en pies y piernas), los problemas cutáneos pueden empeorar aún más, provocando sequedad, inflamación y dolor.

La detección precoz es clave para tratar eficazmente estos problemas cutáneos. Acudir a un dermatólogo -un médico especializado en la salud de la piel- puede ayudarte a averiguar qué ocurre y cómo tratarlo.

Afecciones cutáneas comunes asociadas a la diabetes 

Como diabético, usted sabe que el control de la enfermedad no se limita a controlar los niveles de azúcar en sangre. También implica prestar atención a la salud de la piel, ya que la diabetes puede provocar diversas complicaciones cutáneas. A continuación, analizaremos diez afecciones cutáneas diabéticas frecuentes, junto con información adicional sobre sus causas y estrategias de tratamiento.

Piel seca (Xerosis)

La diabetes puede elevar crónicamente los niveles de azúcar en sangre, provocando la deshidratación de todo el organismo, incluida la piel. Esta deshidratación suele provocar sequedad y picor en la piel, que puede ser propensa a agrietarse e irritarse. Unas rutinas adecuadas de hidratación y humectación son esenciales para controlar esta afección y prevenir las molestias.

Infecciones

Si es susceptible de padecer diabetes y levadura tiene una mayor vulnerabilidad a las enfermedades debido al debilitamiento de la función inmunitaria y a los altos niveles de azúcar en sangre. Estos factores establecen un entorno óptimo para el crecimiento de bacterias, hongos y levaduras. Las dolencias más comunes incluyen problemas bacterianos como el estafilococo, fúngicos como el pie de atleta e infecciones por hongos como la candidiasis. El tratamiento inmediato con antibióticos o medicamentos antimicóticos es fundamental para prevenir complicaciones y garantizar una pronta recuperación.

Erupciones

Las erupciones cutáneas relacionadas con la diabetes pueden manifestarse de diversas formas, como la dermopatía diabética, caracterizada por manchas redondas u ovaladas de piel descamada y descolorida. Aunque no debe confundirse con la piel moteada de las piernas, que se presenta como una decoloración irregular, estas erupciones suelen aparecer en las espinillas, pero pueden aparecer en otras partes del cuerpo. Un tratamiento adecuado implica controlar los niveles de azúcar en sangre y tratar cualquier infección o irritación cutánea subyacente.

Infecciones fúngicas

Candida albicans, un tipo de levadura que suele encontrarse en la piel, puede desarrollarse en personas con diabetes, sobre todo en presencia de niveles elevados de azúcar en sangre. Mantener unas buenas prácticas de higiene y controlar los niveles de azúcar en sangre puede ayudar a prevenir estas infecciones.

Ampollas

Una de las afecciones cutáneas más comunes de los diabéticos son las ampollas. Se desarrollan sobre todo en los pies, como consecuencia de las lesiones nerviosas (neuropatía) y la mala circulación. Estas ampollas pueden aumentar el riesgo de úlceras en los pies si no se cuidan adecuadamente. Llevar zapatos que ajusten bien, practicar una buena higiene de los pies e inspeccionarlos con regularidad puede ayudar a prevenir complicaciones.

Acantosis nigricans

Esta afección se caracteriza por la aparición de manchas oscuras y aterciopeladas en la piel, a menudo en pliegues corporales como el cuello, las axilas y la ingle. La acantosis nigricans está profundamente relacionada con la resistencia a la insulina y es más frecuente en personas con diabetes de tipo 2 u obesidad. Controlar los niveles de azúcar en sangre y seguir un estilo de vida saludable puede ayudar a mejorar esta afección.

Picor en la piel (Prurito)

Los niveles elevados de azúcar en sangre y las lesiones nerviosas de la diabetes pueden provocar sensaciones de picor y hormigueo en la piel, lo que se conoce como prurito. El picor de la piel puede ser angustioso e indicar un control deficiente de la glucemia o afecciones cutáneas subyacentes. Utilizar productos suaves para el cuidado de la piel y mantener estables los niveles de azúcar en sangre puede ayudar a aliviar el picor.

Papilomas cutáneos

Los papilomas cutáneos son pequeños bultos blandos de piel que suelen aparecer en zonas donde la piel roza con la piel, como el cuello, las axilas y la ingle. Aunque la causa definitiva no se conoce del todo, los papilomas cutáneos son más frecuentes en personas con resistencia a la insulina, obesidad o diabetes de tipo 2. El tratamiento suele consistir en su extirpación por motivos estéticos o si se irritan. El tratamiento suele consistir en la extirpación por motivos estéticos o si las marcas se irritan.

Necrobiosis lipoidica diabeticorum

Esta rara afección cutánea se caracteriza por la aparición de manchas de piel brillante, de color marrón rojizo y aspecto ceroso, que suelen aparecer en la parte inferior de las piernas. Aunque se desconoce la causa exacta, se cree que está asociada a cambios en los vasos sanguíneos y a la inflamación relacionada con la diabetes. El tratamiento puede consistir en corticosteroides tópicos u otros medicamentos para controlar los síntomas.

Úlceras en los pies

La neuropatía relacionada con la diabetes y la mala circulación aumentan el riesgo de desarrollar úlceras en los pies, sobre todo en personas con diabetes que padecen neuropatía o enfermedad arterial periférica. Si no se tratan, las úlceras del pie pueden provocar complicaciones graves, como infecciones e incluso amputaciones. Un cuidado adecuado de los pies, que incluya la inspección diaria, el uso de calzado apropiado y la búsqueda rápida de atención médica para cualquier lesión en los pies, es esencial para prevenir las úlceras y mantener la salud de los pies.

Cuidar la salud de la piel

Para controlar la diabetes no basta con vigilar los niveles de azúcar en sangre; también hay que prestar mucha atención a la salud de la piel. Aplicando medidas proactivas y adoptando hábitos saludables, puedes controlar eficazmente la diabetes y devolver el brillo a tu piel.

Empiece por mantener estables los niveles de azúcar en sangre mediante una dieta adecuada, ejercicio regular y el cumplimiento de los regímenes de medicación. El control constante de los niveles de azúcar en sangre puede ayudar a prevenir complicaciones cutáneas y fomentar el bienestar general. Dé prioridad a las prácticas de cuidado de la piel que la nutran y protejan, manteniéndola limpia, hidratada y libre de irritaciones o infecciones. Proteja su piel de la exposición al sol y preste especial atención al cuidado de los pies para evitar complicaciones. Si adopta medidas proactivas para controlar su diabetes y da prioridad a la salud de su piel, podrá obtener resultados positivos y mantener un bienestar óptimo. 

Comparte esto:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Correo electrónico

Artículos relacionados

Productos relacionados

Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Invitado
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso
Únete ahora y ahorra 80% en medicamentos