Únete ahora y ahorra hasta 80% en medicamentos
Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso

Miel y diabetes

Durante mucho tiempo se creyó que las personas con diabetes de tipo 1 y 2 debían evitar por completo el azúcar. Afortunadamente, esta creencia se ha refutado clínicamente.

La clave para controlar los niveles elevados de azúcar en sangre es seguir estrictamente un plan integral que incluya una dieta equilibrada y ejercicio físico, la medicación adecuada y un control constante de los niveles de glucosa en sangre.

A pesar de las estrictas limitaciones, los diabéticos pueden consumir alimentos con un contenido razonablemente bajo de azúcar en función de su nivel de glucemia.

Sin embargo, a medida que salen a la luz los daños inherentes al azúcar refinado, mucha gente busca alternativas más saludables.

La miel destaca entre todas las opciones porque, aparte de su sabor, es un edulcorante natural de probados beneficios para la salud.

Miel frente a azúcar

La miel es el jarabe rico, dulce y de color dorado que producen las abejas mediante el ciclo de consumir, digerir y regurgitar repetidamente los néctares de las flores. Depositan el producto en celdas de panal que evaporan la humedad, creando así el líquido espeso y suave conocido como miel.

La miel contiene 80% de hidratos de carbono y 20% de agua. Los hidratos de carbono son una combinación de glucosa y fructosa, ambos azúcares simples. Una cucharada sopera de miel de 21 g contiene:

  • 64 calorías
  • 25 g de azúcar
  • 06g de proteínas
  • 04g de fibra

La miel también contiene trazas de diversos antioxidantes, vitaminas y minerales como potasio, calcio, zinc y vitamina C, que le confieren sus propiedades beneficiosas.

Mientras, una cucharada de 21 g de azúcar contiene casi 80 g de calorías y ningún nutriente. Entre la miel y el azúcar, el cuerpo descompone la miel más fácilmente. La miel se digiere utilizando enzimas ya presentes en ella, mientras que el azúcar requiere enzimas que el cuerpo tiene que crear.

La mayor diferencia entre el azúcar refinado y la miel es la índice glucémico (IG). El índice glucémico se refiere a la rapidez con la que un carbohidrato puede elevar los niveles de azúcar en sangre de una persona. La miel tiene un IG de 58, mientras que el azúcar tiene un IG de 60. La diferencia no es tan significativa, ya que en esencia ambos son azúcares. La diferencia no es tan significativa ya que, en esencia, ambos son azúcares; pero es un hecho científico que el azúcar de mesa eleva los niveles de glucosa en sangre más rápidamente que la miel.

Miel y diabetes

La miel es un azúcar y un hidrato de carbono natural; por lo tanto, siempre afectará de forma natural al nivel de azúcar en sangre de una persona. Sin embargo, en comparación con el azúcar de mesa, tiene un efecto glucémico más mínimo.

estudiar entre los efectos de la miel y el azúcar en los niveles de glucosa en sangre de individuos con y sin Diabetes de tipo 2 reveló que, aunque tanto la miel como la sacarosa provocaron un aumento del nivel de glucosa en sangre de los participantes, los que tomaron miel experimentaron un descenso de los niveles de azúcar en sangre que se mantuvo bajo durante dos horas.

Los mismos investigadores realizaron una estudiar con adultos con Diabetes tipo 1 y arrojó los mismos resultados: los niveles de azúcar en sangre de los que tomaron miel disminuyeron al cabo de sesenta minutos y se mantuvieron bajos.

Estas investigaciones concluyeron que la miel, a diferencia del azúcar de mesa, puede activar un aumento de la producción de insulina del organismo, que es la principal sustancia responsable de regular los niveles de glucosa en sangre.

¿Es perjudicial comer miel si se padece diabetes?

Lo más importante es que la miel está compuesta de glucosa y fructosa, hidratos de carbono en forma de azúcar, lo que aumenta el nivel de glucosa en sangre.

Para las personas diabéticas, la miel debe consumirse sólo en las circunstancias adecuadas: cuando los niveles glucémicos del organismo estén dentro del intervalo suficientemente bajo para permitir la entrada de glucosa en el cuerpo.

Con todas sus ventajas para la salud, la miel sigue siendo naturalmente más dulce que el azúcar. Si se opta por sustituir el azúcar por miel, las proporciones deben ser significativamente menores.

Otra consideración importante debe ser que la miel que consuman los diabéticos debe ser sólo miel cruda y natural, ya que ésta no contiene azúcares añadidos ni conservantes ocultos. También debe contener las 200 sustancias saludables naturales que contiene la miel. Los azúcares añadidos de la miel procesada afectarán de forma impredecible a los niveles de glucosa en sangre de una persona.

¿Tiene algún beneficio comer miel si se tiene diabetes?

La miel aumenta la producción de insulina tras su consumo. La insulina es la principal sustancia responsable de regular los niveles de azúcar en sangre de una persona.

La miel es rica en antioxidantes, lo que refuerza la inmunidad del organismo al combatir los radicales nocivos que pueden causar enfermedades. Varios estudios también han demostrado su potencial para reducir los niveles de colesterol.

La miel contiene vitaminas y minerales que estimulan la actividad cerebral, suprimen la tos, alivian el dolor de garganta e inducen un sueño mejor y más reparador.

La miel también tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, lo que reduce las complicaciones y los efectos secundarios de la diabetes.

Veredicto final

Las maravillas de la miel llevan mucho tiempo siendo exploradas y demostradas por sus innumerables usos para mejorar nuestra salud general. Para las personas con diabetes de tipo 1 y 2, la miel es la opción más adecuada para incorporar azúcar saludable a una dieta equilibrada.

Sin embargo, la miel debe consumirse con una moderación estricta y muy controlada para mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de unos límites normales. Al fin y al cabo, la miel no deja de ser un azúcar, y si no se controla su consumo puede causar más daños que beneficios.

Consulte a un profesional sanitario antes de consumir miel. Y lo que es más importante, siga siempre la fórmula probada para regular los niveles altos de azúcar en sangre: coma sano, haga ejercicio, tome a tiempo los medicamentos recetados y controle constantemente los niveles de glucosa en sangre.

 

Descargo de responsabilidad: Tenga en cuenta que el contenido de este artículo de la comunidad tiene fines estrictamente informativos y no debe considerarse un consejo médico. Este artículo, y otros artículos de la comunidad, no han sido escritos ni revisados por Canadian Insulin o su personal para determinar su validez médica. Todos los puntos de vista y opiniones expresados por los autores colaboradores no cuentan con el respaldo de Canadian Insulin. Consulte siempre a un profesional médico para obtener asesoramiento, diagnóstico y tratamiento.

Comparte esto:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Correo electrónico

Artículos relacionados

Productos relacionados

Filtrar por categorías
Anuncio
Artritis
Cáncer
Diabetes
Diabetes en los animales de compañía
Suministros para la diabetes
Pruebas de diabetes
Dieta y alimentación
Disfunción eréctil
Salud general
Glucagonoma
Insulina
Noticias
Pancreatitis
Investigación
Telesalud
Diabetes tipo 1
Diabetes de tipo 2
Sin categoría
Pérdida de peso
Únete ahora y ahorra 80% en medicamentos